¿Beatmaker o productor? Esto es una pregunta recurrente y es que son términos parecidos, que a veces van de la mano, pero que tienen diferencias notables. Habría que diferenciar 3 figuras en esta pregunta: por un lado está el beatmaker, en español el «creador de ritmos», por otro lado el productor hip hop y por otro podríamos considerar el productor musical en su sentido más amplio y que es el más habitual en la industria musical no-hip hop.

El beatmaker.

En el primer escalón tenemos al beatmaker, que es el que se encarga de crear los ritmos entendido en el sentido más básico: programación de baterías y secuenciación de samples (o sintes). El beatmaker puede tener conocimientos (o no) de sonido para tratar la mezcla de sus beats, y puede tener una visión más amplia (o no) de conseguir que su beat se convierta en una canción. Un beatmaker sería como un arreglista/instrumentista más que se encarga de la secuenciación digital como un guitarrista se encarga de la guitarra. ¿Qué diferencia hay entre un beat y una canción instrumental? La diferencia principal es que una canción es un beat estructurado con los arreglos (básicos o complejos) de los elementos típicos de una canción: introducción, estrofa, (pre estribillo), estribillo, puente, outro… etc.

 El productor musical.

De esa diferencia básica entre un beat y una canción nace la figura del productor: es la persona que ve «la foto grande», que entiende el concepto general y es capaz de moldear el beat y convertirlo en una canción, de poder guiar/asesorar tanto al técnico de sonido para realizar los arreglos concernientes al sonido, al beatmaker para los extras en la secuenciación básica del beat, como al artista en el proceso de grabación. En este sentido es un escalón de dificultad respecto al beatmaker ya que no se trata sólo de crear loops, sino de darles una dirección concreta y una lógica englobada en el «todo» de la canción.

En España, la gran mayoría de ocasiones, nos encontramos con un 3 en uno -el beatmaker es también productor y es también su propio técnico de sonido encargado de mezclar su instrumental- pero en USA por ejemplo pueden -y suelen- ser distintos: el beatmaker y el productor no son la misma persona y tienen su propio técnico de sonido que se encarga de hacer sonar la instrumental según los estándares del mercado americano.

El productor musical fuera del hip hop.

Y esta disociación entre las distintas figuras es la que encontramos fuera de la industria hip hop, donde el productor musical es más bien como un director de orquesta, y es el encargado de que el tema en cuestión llegue a buen puerto y reúne y dirige a todas las piezas que vayan a formar parte de la creación de la canción: arreglistas, compositores, técnicos etc

 

Conclusión

En definitiva, y aunque en España se suele englobar los términos como si fueran «lo mismo», hay diferencias señaladas que hacen que cada figura requiera su nivel de experiencia y de conocimientos: de forma secuencial alguien que empiece a hacer beats con el tiempo tendrá esa visión completa de canciones más allá de loops repetidos y además podrá guiar al artista que vaya a utilizar su instrumental como si de una pista más de esa instrumental se tratase.

Y para ti ¿tiene sentido esta diferenciación?

¿Tiene sentido para ti?

¿Conocías las diferencias que te he comentado? ¿Tiene sentido para ti u opinas distinto? Déjamelo saber en comentarios.

También te pueden interesar:

¿Qué te ha parecido ésto?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si quieres estar al día de contenido como éste y más

¡No me pierdas la pista en redes sociales!

Pin It on Pinterest

¡Corre la voz!

Comparte este contenido con tus contactos